La dama blanca

La primera dama no vive en la Casa Blanca y se niega a manotazos a ser cogida de la mano por el presidente Trump, que resulta ser su marido. Es la reina de los enigmas, la Gioconda de Nueva York a la que el mundo entero intenta descifrar la mirada. Nadie sabe si Melania Trump es una diosa muda o una mártir laica.

Read More La dama blanca

Confesiones descreídas

Como agnóstico confeso me siento marginado. En la era de los agravios uno debe de buscar el suyo cada mañana, es tan indispensable como el zumo de naranja. Mi alma descreída también necesita consuelo y no hay confesionarios laicos que no sean divanes.

Read More Confesiones descreídas

La noche de los diálogos rotos

Me preocupa la esperanza de vida de algunas palabras. Aquellas que tecleamos con obsolescencia programada. Para las palabras ser de Twitter o WhatsApp debe ser nacer en la peor de las castas. Lanzadas al ciberespacio e inmediatamente después moribundas en la fosa común del olvido, o quizá peor, en esa sepultura para infantería con la misión cumplida en un mensaje sin vocales y acompañado de varios “emojis” de caras amarillas o incluso alguna “caca”.

Read More La noche de los diálogos rotos

Fuera de juego

Al Podemos de Pablo Iglesias le gusta jugar al contraataque. Se aburre en el primer toque, no entiende la triangulación parlamentaria y no soporta ahorrarse un buen disparo al ir perdiendo, aunque ni siquiera toque portería.

Read More Fuera de juego

Juegos de guerra

“La guerra es un asunto demasiado serio para dejarla en manos de los militares”, decía Georges Clemenceau, pero no se imaginaba lo peligroso que iba ser que cayera en manos de los políticos. Más aún en esta nueva era de líderes con madera de dictador y formas de macarra de barrio que encumbran nuestras democracias imperfectas.

Read More Juegos de guerra

El silencio eléctrico

Vine a Bilbao a escuchar la paz desarmada. Tan solo dos días después del sórdido entremés de Bayona, cuando los estertores de ETA hicieron limpieza de primavera en los zulos como quien tira los trastos viejos del desván.

Read More El silencio eléctrico

Báilame el miedo

Nadie sueña con ser quien es. Ni siquiera en primavera. Ni siquiera con una copa de vino manchando la noche. Nunca terminas de zurcir mis alas rotas por los sirocos de silencio envenenado. Nunca.

Read More Báilame el miedo