La esperanza que llora

La esperanza vive entre fiolas y probetas. Es una sonrisa en un laboratorio tras meses, y en muchos casos años, de trabajo incansable con fórmulas y mezclas que terminan convirtiéndose en píldoras de futuro.

Anuncios

Habló de puta Cataluña

Ella siempre me decía que no debía vivir en los grises. Puede que, incluso sin saberlo, fuera la voz de toda una sociedad obsesionada cada mañana por pintarse de blanco o negro, que abraza las espinas de los extremos como si acariciara un gatito.

El frío

Lo bueno de secarse es dejar de sentir frío. Dejar atrás un verano bañado en palabras mojadas que cayeron al sacudir la toalla. Gotearon breves, con la eternidad de un instante, y se evaporaron antes de que el sol envejezca a media tarde. Con las chaquetas agoniza este verano imprescindible, pero en la memoria. Inolvidable…

Fuego y sed

Los pueblos en la vieja Castilla también se mueren en verano. El tañer de sus campanas ansía el eco de los campanarios viudos exhumados por la sequía del fondo verdoso de los embalses hoy polvorientos. Los que van a morir piden consejo a los muertos, a las aldeas ahogadas hace décadas y que paradójicamente escuchan…

Desde la distancia

No hay nada más violento que el universo. Pero tumbados ante un cielo plagado de estrellas uno siente la paz de la belleza inabarcable. Deslumbrados en la oscuridad de la noche, a pesar de que la luna casi llena ahogue los astros más débiles, el firmamento nos brillaba por dentro de los ojos.

España desnuda

El verano es Saturno hambriento. Lo mismo devora todo el tiempo que te cabe en los bolsillos que agosta los campos de la cosecha mínima en un año sediento y agrietado en la España amarilla.  Cada verano volvemos a ser mortales, mortales y morenos, mortales y felices, mortales y efímeros al arrullo de las olas.

El nombre de las sombras

Porque escribo tanto de las sombras podrías llamarme sombrío. Pero me escondo del sol sin melancolía, solo busco el arrullo de templanza, la caricia suave y fresca detrás de tus ramas.

La edad del verano

Solo la fruta madura en verano.  Es muy difícil hacerse mayor estos meses de hedonismo obligado y necesario, incluso para los que hemos tenido el privilegio de nacer en esta dulce y sofocante época del año.  Madurar en verano es como un recreo con deberes. Aún así y sin remedio conocido, uno va y se…