La primera rebelión

El verano intermitente avanza dejando charcos sedientos como si le faltasen un par de primaveras. Aún imberbe, un día se despierta agosto y a la mañana siguiente ansía con ser el octubre que arranque todas las hojas. Este verano indeciso en una España que también ha perdido la vocación y ahora no sabe qué quiere ser de mayor.

Read More La primera rebelión

Jarrones bisiestos

La democracia española no sabe qué hacer con sus mayores. No deja de ser una paradoja en un país donde cada vez hay más abuelos y menos nietos. Pero para nuestras instituciones cuarentonas los ex  comienzan a ser un problema. La demografía y la política cada vez están más alejadas, fíjense sino en lo poco que se parece “la España vacía” de Sergio del Molino a la “España de las oportunidades” que nos intentar vender desde las tribunas. 

Read More Jarrones bisiestos

La ejemplaridad imperfecta

En política las alegrías duran más bien poco, son escurridizas y engañosas como la sombra de estos días de verano en primavera. Los políticos deben salvar la vida al menos una vez a la semana, son patos amarillos de feria dando vueltas boca arriba y boca abajo ante un pelotón de fusilamiento público cada vez más hábil con las escopetas.

Read More La ejemplaridad imperfecta

El vestido de Rivera

Columna para El Reverso. Desde que Albert Rivera casi fue presidente del Gobierno los medios de comunicación ya casi hacen caso a Ciudadanos. Y cuando no, uno se inventa una fiesta, un guateque o el Club Bilderberg donde se debuta como debutan las hijas de los futbolistas famosos cada temporada en París. La nueva nobleza […]

Read More El vestido de Rivera

La dama blanca

La primera dama no vive en la Casa Blanca y se niega a manotazos a ser cogida de la mano por el presidente Trump, que resulta ser su marido. Es la reina de los enigmas, la Gioconda de Nueva York a la que el mundo entero intenta descifrar la mirada. Nadie sabe si Melania Trump es una diosa muda o una mártir laica.

Read More La dama blanca

Confesiones descreídas

Como agnóstico confeso me siento marginado. En la era de los agravios uno debe de buscar el suyo cada mañana, es tan indispensable como el zumo de naranja. Mi alma descreída también necesita consuelo y no hay confesionarios laicos que no sean divanes.

Read More Confesiones descreídas