La batalla electoral ya no se libra en las calles. Antes, la lucha por las mejores ubicaciones para los carteles electorales, las banderolas más llamativas o empapelar con folletos las ciudades era vital para las opciones de una candidatura. Pero eso era antes. Ahora, los tiempos no los marcan los retratos arrugados o desteñidos tras la primera tarde de lluvia. Tampoco los espacios habilitados para pegar la propaganda electoral, hay huecos donde no existía ni un milímetro cuadrado libre que pudiera aprovechar el rival. La opinión pública se ha trasladado a las redes sociales y a la presencia en debates y en televisiones. El ritmo de campaña, aunque los equipos intenten evitarlo, lo marca el minuto de oro y el share social.

rajoy_campaa

Hay pruebas evidentes de este cambio. No hay tantas vallas de candidatos en las ciudades, ni banderolas en todas las farolas como otras veces. Se han escogido solo los lugares estratégicos… tampoco es necesario emplear más recursos en este frente. Como si fuera un mero trámite que hay que cumplir, ni siquiera los partidos han exigido a las empresas contratadas que toda la propaganda exterior estuviera lista el primer día. No ha habido que trasnochar y dedicar la madrugada heladora a apretar bridas y cartel-psoe-elecciones-generales-20dembadurnar con cola. Las vallas y las banderolas se han ido colocando con calma, mientras maduraba la campaña todavía había barrios sin la omnipresencia de los candidatos.

Los carteles importan menos, pero siguen sirviendo para analizar lo que quiere transmitir cada partido al votante. Este 20-D el Partido Popular ha conseguido una imagen mucho más nítida y acertada. La estrategia de no hacer de Rajoy el típico retrato retocado de cara o busto ha sido un acierto. Vemos un Rajoy distendido, cercano, trajeado y que nos recuerda al presidente en su despacho de La Moncloa. Logra transmitir la imagen de un líder experimentado,  institucional, solvente pero en unacartel-ciudadanos-elecciones-generales-20d actitud de gesto cercano.

Todo lo contrario que el cartel del PSOE. Presentan el rostro de Pedro Sánchez, con gesto serio forzado, muy maquillado. El diseño del cartel recuerda a una portada de revista dominical.  Un error porque refuerza una de las principales críticas que se se está repitiendo sobre el candidato socialista: es un líder de postureo, lo que puede interpretarse como vacío de propuestas y principios. Muy similar es el cartel de Ciudadanos, aunque la foto de Albert Rivera, con media sonrisa, no ocupa tanto espacio y está un poco girada de la visión del espectador. Considero que han abusado del retoque fotográfico y del fondo de color sólido y neutro. Han cartel-podemos-elecciones-generales-20dconseguido una imagen lejana de un líder que busca todo lo contrario. Es el acierto de Podemos. Cambio radical en relación con anteriores elecciones. Nos enseñan un Pablo Iglesias sonriente, al que (¿casualmente?) no se le ve la coleta. Una fotografía que parece tomada en uno de los actos públicos de partido y no en un frío estudio. Es una imagen amable, cercana y en la que se le intuye respaldado por mucha gente.

La sonrisa también es la protagonista en el diseño de Unidad Popular con Alberto Garzón, un cartel simple, limpio y que resalta la juventud del candidato. Un fondo blanco muy neutro lejos de las propuestas que ha realizado Izquierda Unida en solitario en otras citas electorales donde predominaban sus colores verde y rojo.cartel-unidad-popular-izquierda-unida-20d

Por último, Upyd. Perdido en su nuevo logo todavía irreconocible para la mayoría de los ciudadanos, ha tenido que optar por dar total protagonismo a su tradicional color magenta. Muy arriesgado el cambio en su complicada situación de intención de voto el que ha realizado la formación de Andrés Herzog. Tan cerca de los comicios dudo que la gente haya podido interiorizarlo y reconocerlo. Buena idea maquetarlo recordando a un carnet para afianzar la sensación de pertenencia a un proyecto y a unos ideales nacionales.

Los carteles dicen mucho… aunque cada vez les importe a menos. Antes era la única forma de conocer a los candidatos, ahora es casi la peor
de ellas.vota-upyd-andres-herzog

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios