Las dudas

Artículo publicado en Publicoscopia.

ssyRWgF8No hay error sin ensayo ni ciencia sin experimentos. Probar lo posible es la única fórmula para el éxito, con al menos la misma probabilidad de fracaso. El miedo nos hace humanos pero la capacidad de arriesgar nos puede volver invencibles. El día en el que el reloj se toma su tiempo mientras marcas el rumbo debes orientar los polos de tu brújula. Tomar decisiones no es sencillo. Durante un par de décadas los que solo hemos escuchado la Transición creímos que la zona de confort era un lugar seguro y predecible. Entendimos que no había que arriesgar, que el plan marcado para nosotros venía con la garantía sellada para una vida razonablemente acomodada. Había que cumplir todos los pasos, seguir sin distracciones la receta y el plato salía siempre bien.

La crisis lo cambió todo. Convirtió aquella zona de confort en títulos para el paro, en trabajos por horas que no pagan facturas, en desahucios y en maletas etiquetadas con las siglas de lejanos aeropuertos. Nuestro país dejó de poder darnos lo que nos había prometido. Quebró la confianza de varias generaciones de jóvenes que empezaron a dudar, a cuestionarse si todo debía seguir siendo como hasta ahora. La suciedad en las instituciones acabó por embarrar las viejas gafas para entender el mundo. Ahora el plan marcado solo conducía al fracaso.

¿Otra España es posible? Cada vez son más los que pensamos que ha comenzado un nuevo momento histórico que se consolidará únicamente al completar el cambio generacional en todos los ámbitos de decisión de nuestra sociedad. Ante un modelo agotado surgen nuevas opciones que platean otros enfoques, nos venden nuevas lentes que hacen nítidos horizontes desconocidos. Lo inexplorado genera miedo y el temor siembra las dudas. Siempre se está más seguro en casa si confías que el próximo huracán no arrancará tu tejado.

Estamos a dos semanas de un escenario político desconocido. Según marcan todas las tendencias de voto las próximas elecciones autonómicas y municipales van a inaugurar la era del diálogo y los pactos en unos parlamentos y ayuntamientos multicolor abocados a la única estabilidad de la negociación. Bienvenida a la Política. Todavía son muchos los votantes con dudas. ¿Es demasiado el riesgo de apoyar a los partidos emergentes? Con estructuras sin consolidar, con poca o nada experiencia de gobierno, algunos con más rabia que ideas y otros con propuestas innovadoras de las que no se conoce cuál será el resultado. También con nombres nuevos, con ilusión inmaculada, con equipos que han dejado sus profesiones para imaginar otro país, con recetas diferentes para resolver los problemas a los que nos han acostumbrado. ¿Quizá el riesgo sea seguir como hasta ahora?

Quedan 15 días para decidir el destino. Sin excusas. Si habrá una transformación que deje atrás un bipartidismo omnipotente y envié a los libros de historia una manera de entender la política tiene que comenzar el 24 de mayo y terminar en las elecciones generales de final de año. Si lo nuevo genera las mismas dudas que lo viejo ya merece la pena intentarlo. Ensayo y error… o ensayo y acierto. Cerrar el laboratorio es clausurar el progreso. Negar una oportunidad a los sueños es condenarnos a la desesperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s