La estrategia de deshumanizar

Artículo publicado en Publicoscopia

ssyRWgF8El periodismo es un arma precisa y poderosa. Tanto, que incluso los que intentamos cada día aprender a disparar terminamos lamentando daños colaterales. Hay reflexiones que hacen sentir como un niño soldado en plena contienda. Manipulado, dirigido, contribuyendo a ganar una batalla que ni siquiera entiendes, sin saber en qué bando estas luchando. El problema es que muchas veces no hay bandos, ni batallas, ni soldados.

Este martes he podido participar en la presentación del informe nacional de Red Acoge sobre el tratamiento de la información sobre inmigración en los medios de comunicación españoles. Un estudio completo, trabajado y muy útil para la profesión. Una herramienta para hacer autocrítica y para reflexionar sobre cómo mejorar nuestro trabajo, cómo ser más rigurosos y sobre todo cómo no contribuir a ningún tipo de discriminación.

Durante este acto se ha escuchado una frase que realmente me ha impactado. Decía más o menos así: “En la información sobre inmigración deshumanizar es la estrategia”. ¿La estrategia de quién?

A veces la realidad es mucho más simple de lo que pensamos. Casi siempre hay menos conspiraciones de las que nos cuentan. Dudo mucho que exista tal estrategia deshumanizadora en los medios de comunicación españoles. Quizá un mínimo porcentaje de lo que se publica contenga esa u otra mala intención, pero la inmensa mayoría de los profesionales no es parte de una trama global para marcar al diferente y para ayudar a los Gobiernos a que los ciudadanos ignoren a los inmigrantes.

O soy demasiado ingenuo, o me han manipulado tan bien que nunca me dí cuenta, o no hay tal realidad. El problema del tratamiento periodístico de este y otros colectivos es otro muy diferente que se resume en la falta de tiempo y la falta de formación. Se cae en el estereotipo y la criminalización porque no se detiene un segundo a pensar qué puede suponer, porque nunca nadie ha explicado a ese periodista qué consecuencias tiene titular de aquella forma o utilizar ciertos términos. No se contextualiza porque los medios de comunicación han convertido a los pocos periodistas que quedan en sus redacciones en hombres orquesta que deben firmar varias informaciones al día de temas variopintos que no conocen en profundidad. Se abusa de las fuentes oficiales porque lleva mucho menos tiempo reproducir lo que nos llega a través de los comunicados que buscar otras fuentes que contrasten cada información. No está bien hecho, es la realidad de una profesión obligada a herir diariamente sus rutinas más sagradas.

No hay conspiración. No hay guerra, y si la hay debería ser contra la ignorancia y contra la precariedad periodística. La deshumanización se combate con formación y con más periodismo. Herir o incluso matar por desconocimiento tiene las mismas consecuencias irreparables (y en ambos casos no hay excusa), pero no creo que haya una estrategia periodística contra los inmigrantes, ni contra los gitanos, ni contra los enfermos mentales, ni contra los discapacitados, ni contra las mujeres víctimas de violencia de género, ni contra el Islam… Si existe, nunca me la contaron y cada vez que aprendo a informar mejor sobre un colectivo concreto nadie viene a pedirme cuentas de por qué me salí de trama.

No caiga en su propia trampa y ayúdenos a hacerlo mejor. ¿No habrá una estrategia para deshumanizar al periodista?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s