Artículo publicado en Publicoscopia

ssyRWgF8Le recomendamos no utilizar este manual si no desea desencadenar consecuencias imprevisibles y puede que irreparables en la cohesión de su partido político. Nunca aplicar las siguientes recomendaciones cuando se aproximen procesos electorales ya que podría también tener efectos secundarios en el electorado. Este manual está indicado para secretarios generales que no busquen mantenerse en el cargo por demasiado tiempo, quizá ni siquiera pueda llegar como candidato a la presidencia del Gobierno en los comicios más próximos.

1) Si es elegido mediante primarias por los militantes, sonría y prometa lo necesario a sus barones territoriales simplemente para conseguir su apoyo, aunque no esté dispuesto después a cumplir todo lo comprometido.

2) Releve a secretarios autonómicos y apoye candidatos de su “familia” de partido.

3) Desautorice o contradiga la postura de alcaldes o cargos de su partido, sin previa consulta ni siquiera comunicación a su cargo afectado.

4) Caiga en la sobre-exposición en los medios de comunicación para conseguir ser conocido cuanto antes, aunque sea en programas o formatos que puedan causar recelo dentro de su propia organización.

5) Envíe mensajes contradictorios o rectifique a sus antecesores sin conseguir anteriormente el acuerdo necesario dentro de su organización y sus figuras históricas.

6) Proponga cada día, aunque sean propuestas sin estudiar en profundidad y que puedan romper con la trayectoria política de su organización.

7) Apueste por una comunicación de eslogan, nunca profundice. Lleve a las entrevistas y a los mítines las grandes frases del día bien aprendidas y ensayadas ante el espejo. Explote sin medida su físico y su carisma natural.

8) Si se ve acorralado por partidos más a la izquierda, que le roban su electorado, realice un brusco giro al centro. No le importe incluso pactar con el Partido Popular. Firme y justo después comience a criticar parte de lo firmado. Que se encolericen sus electores más a la izquierda y que no se fíen los votantes de centro.

9) Alimente una crisis de liderazgo, que surjan posibles sustitutos y que se debata públicamente sobre su debilidad y sus errores como líder.

10) Destituya de forma fulminante al candidato socialista a la Comunidad de Madrid a unos pocos meses de las elecciones autonómicas y en contra de gran parte de la dirección autonómica. Ejerza su autoridad aunque deje hecha añicos la federación.

Si quiere garantizar resultados intente cumplir este decálogo de forma cronológica. Si aún sigue en su puesto y su partido no ha tocado fondo en las encuestas póngase en contacto con nosotros para que le hagamos llegar la segunda parte de este manual. Su partido se desintegrará y acabará siendo un mero recuerdo en pocos años.

Anuncios