Las transparencias no son para el Congreso

Artículo publicado en Publicoscopia

ssyRWgF8En la política española esta temporada se llevan las transparencias. Empujados por una ciudadanía cada vez más exigente, la mayor parte de las colecciones de propuestas de los partidos buscan alimentar el hambre de dignidad de los españoles, ahora que además ya recuperan el chaqué de votante a unos meses para una sucesión de elecciones que renovarán todas las instituciones.

Los partidos pequeños buscan convencer que son más de fiar que las opciones más clásicas. Golpe de efecto con transparencias que casi dejan ver la ropa interior de sus líderes y candidatos. Todo está disponible para que los ciudadanos lo escudriñen, lo analicen y lo comprueben. Es la ventaja de no tener pasado.

Sin embargo, las grandes firmas se apuntan a la moda solo a regañadientes. PP y PSOE apuestan todavía por materiales translúcidos, que intuyen pero no dejan ver. La sensualidad no encaja mucho con la política y se convierte en un querer y no poder… o casi mejor en un poder y no querer. Los dos grandes partidos han respondido a la demanda de transparencia total de los viajes que realizan a cargo del Congreso y del Senado con un un striptease que acaba en unos pechos postizos.

De poco sirve la nueva regulación de transparencia aprobada en los últimos días en el Congreso de los Diputados. Se dará información cada tres meses, clasificando los viajes de sus señorías en tres grandes bloques bastante ambiguos y sin detallar ni el protagonista ni el motivo de cada uno de ellos. O lo que es lo mismo, seguirá siendo imposible saber dónde, cómo y para qué viajan nuestros diputados y senadores a cargo del dinero público.

Inspirados en el trampantojo tan habitual creen que es suficiente para contener la necesidad de saber de los ciudadanos. El tsunami de casos de corrupción ha arrasado con la confianza, así que todo parece indicar que con enseñar media pierna ya no sirve si el resto lo cubren con un tupido y calentito jersey de cuello alto.

No lo entienden. Siguen sin entender nada. La forma de hacer política que conocimos en los últimos 20 años no sirve ahora. Todo ha cambiado. Los españoles han vuelto a prestar atención a la política después de haber sufrido las consecuencias de tantos años de desmanes y de mirar para otro lado. Ahora valoran ser dignos y también parecerlo en todo momento.

Este invierno se llevan las transparencias. Quizá muchos pasen frío con estos nuevos diseños tan ligeros y escasos de tela. Pero más frío hace en el banco de la oposición, la tiritona la sentirán en unos meses si siguen dejando perder el calor de los votos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s