La epidemia del miedo

Ebola-virus-structureEs más potente que cualquier virus, se expande más rápido y sus consecuencias son totalmente impredecibles. El virus del miedo es la epidemia más fácil de contagiar y una de las más difíciles de controlar. No se puede contener con complejos trajes de aislamiento, ni con habitaciones selladas o zonas de exclusión.

Una epidemia de miedo es quizá lo peor que le puede pasar a un Gobierno. Más aún cuando sus decisiones parecen haber sido las causantes del estallido de terror. La crisis del ébola azota el Ejecutivo de Rajoy, como el hundimiento de la economía revolcó al de Zapatero, como el 11-M y el Prestige a los gobiernos de Aznar.  Sin embargo quizá el ébola provoca el peor de los miedos, el temor a veces irracional a una enfermedad mortal, desconocida y que encima se ha colado en nuestro país de una forma que parecía totalmente evitable.

Para el virus del miedo, la vacuna más eficaz es la información. Los gobernantes deben gestionar bien el problema, pero sobre todo, comunicar de forma transparente para evitar sobredimensionar la gravedad de la situación. Hasta ahora, la ministra Ana Mato está perdiendo la batalla de la comunicación. Ante una situación grave, falta información y faltan respuestas. Ante una cadena de fallos faltan decisiones que devuelvan la tranquilidad. Mato está sacando el hipocondriaco que la mayor parte de los ciudadanos llevan dentro.

El miedo preocupa a los ciudadanos, afecta a la economía (la bolsa ha caído ya un 2% este segundo día de ébola en España), daña la imagen de nuestro país (con portadas y minutos en medios de todo el mundo sobre los errores que han sacado el virus fuera de África) y cuestiona la seguridad de nuestro sistema sanitario. Unas heridas que pueden tardar mucho en cicatrizar y que, si se infectan, pueden terminar provocando una enfermedad grave.

Información para vacunarse del miedo. La situación es grave, pero puede reconducirse. Expertos de todo el mundo recuerdan que el ébola solo se contagia por el contacto directo con fluidos de un enfermo en fases avanzadas de la enfermedad. Auguran más contagios en Europa, pero nunca una epidemia importante porque los países desarrollados están preparados para contener un virus de este tipo.

Es el momento de la responsabilidad. Del Gobierno para sacarnos de este enorme lío del que parece totalmente responsable; de los medios de comunicación para no generar alarma social y ser rigurosos en sus informaciones; y de los ciudadanos para afrontar este nuevo reto.

Combatir la epidemia del miedo será el primer paso, aunque solo el primer paso, para controlar la crisis del ébola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s