Foto: CopaDavis.com
Foto: CopaDavis.com

(Artículo para DriveTennis)

Ni Nadal, ni Ferrer, ni Robredo (en un gran estado de forma en este momento de la temporada), ni Verdasco, ni Feliciano (que parece tomaron la decisión de abandonar para siempre “La Armada”). España viajará a Brasil para defender su permanencia en el grupo mundial de Copa Davis con un equipo que deja muy abierta la eliminatoria.

Carlos Moyá lo ha intentado, pero no ha conseguido que las raquetas de referencia de nuestro país aceptaran de nuevo el reto de la Davis. Rafael Nadal fue el primer descartado al estar recuperándose de su lesión de muñeca. Después, Ferrer también optaba por el no a la Armada tras ser derrotado en el US Open y pensando ya en la gira asiática que puede suponer estar o no la Copa de Maestros.  Con Nadal y Ferrer fuera, Moyá habló con Robredo en Nueva York. Su excelente rendimiento que le ha llevado hasta octavos de final podía suponer una garantía y su experiencia dar peso al equipo. Pero Robredo tampoco.

Finalmente serán Roberto Bautista (19),  Marcel Granollers (42),  Marc López y David Marrero los que defenderán a España en Sao Paulo. Cuatro grandes tenistas, en el caso de Bautista y Granollers con últimos resultados interesantes, pero no nos engañemos, un equipo que no da grandes garantías fuera de casa ante Brasil y en tierra batida cubierta. Es cierto, que aún así, “La Armada” es sobre el papel muy superior a la selección brasileña encabezada por Bellucci (91) y  que se completa con Rogerio Dutra Silva (162),  Bruno Soares y Marcelo Melo.

La exigencia del calendario y las lesiones vuelven a dejar fuera a los mejores, por segundo año consecutivo, de la eliminatoria que sería el inicio del camino para volver a luchar por la Ensaladera. Las fechas apremian y el cansancio se acumula a estas alturas de la temporada, pero también es cierto que todos hablan además de una falta de motivación por jugar la Davis. Los primeros españoles en el ranking mundial han participado en los cinco títulos y dos finales que ha logrado “La Armada” en los últimos años. La Davis ya no es un reto por cumplir, y sin ellos, los que vienen por detrás y están ilusionados para jugarla quizá no tengan el nivel necesario para llegar a las eliminatorias finales.

Ojalá nos equivoquemos, pero todo parece indicar que España no podrá luchar por la Copa Davis este 2015. La primera final es volver al grupo mundial. Hay que ganar en Sao Paulo del 12 al 14 de septiembre. El reto está servido y Bautista,  con el plus de confianza que acaba de conseguir tras caer en octavos de final en Nueva York ante Federer, debe echarse el equipo a la espalda para superarlo.

Anuncios