El maestro de la dignidad

id55819

“El tiempo es invencible porque él mismo se destruye a cada instante”, José Luis Sampedro.  Es una de las muchas frases que Sampedro dejará para la historia. Porque, por suerte, el legado cultural y del pensamiento sí es capaz de vencer al tiempo. Las personas pasan, pero las ideas permanecen para siempre.  Por eso la muerte de Sampedro, como la de todos los grandes intelectuales, solo es el triste punto y final a nuevas obras y reflexiones. Pero el punto y seguido a la difusión de su pensamiento.

José Luis Sampedro ha sido un maestro de la dignidad.  Una de sus tesis más repetidas de los últimos años ha sido que Occidente está en crisis, que su modelo está en decadencia y que solo es cuestión de tiempo que sucumba ante una nueva época. La culpa ha sido del capitalismo, del dinero. Nuestros destinos ya no los deciden los valores, si no los intereses económicos. Y eso es el fin de la dignidad para los estratos más humildes de la sociedad.

El dinero, ese instrumento creado por el hombre para facilitar el intercambio de bienes y servicios, ha esclavizado a la humanidad. Los billetes y monedas seducen los instintos más bajos como la avaricia y el ansia de poder, y deshumanizan a las personas. Antes o después, los gobernantes y poderosos se darán cuenta de que no pueden seguir tomando decisiones en un mundo virtual económico, demasiado alejado de las necesidades de la mayoría. Y que no solo benefician a unos pocos, si no que empeoran la vida de casi todos. Y esos muchos juntos pueden cambiar las cosas si se unen para decir no, para decir basta de forma pacífica. Para recuperar los valores, y apartar el dinero como centro de toda nuestra sociedad. Es solo una de las miles de lecciones del maestro Sampedro.

Humanista, economista y escritor; ocupaba la letra F en la Real Academia de la Lengua. Hoy hemos conocido su  muerte, casi dos días después de que se produjera, por deseo propio de Sampedro que quería irse sin publicidad y sin hacer ruido. Hoy, algunos diarios le califican directamente como el referente de la izquierda.  Es cierto que fue uno de los referentes intelectuales del 15-M, y que sus reflexiones están siempre más cerca de la izquierda que de la derecha. Sin embargo, me hieren los calificativos releyendo muchas de sus páginas.

¿Por qué defender la dignidad y los valores tiene signo político? ¿Por qué desear que la ciudadanía exija unos derechos y servicios básicos es de izquierdas o de derechas? ¿Por qué promover una mejor democracia  se debe calificar políticamente? ¿Por qué incitar a una evolución social pacífica debe inclinarse en la balanza?

Seguro que José Luis Sampedro se definía dentro de una ideología política y de una corriente concreta. Pero yo creo que su legado es demasiado consistente e importante como para que lo encasillemos. Todos debemos tenerlo en cuenta, seamos del lado del que seamos. Adscribirlo es condenarlo a que solo sea reconocido por una parte de la sociedad. Y su mensaje defendía a todos y debería servirnos para defendernos todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s