Más cerca que “nunca”

El primer grande de la temporada se queda en la estantería de Novak Djokovic. No sin mucho sufrimiento.  Después de vivir la final de grand slam más larga de la historia, 5 horas y 53 minutos.  Cinco sets en los que tuvo delante la mejor versión de Rafa Nadal. El número 1 y el número 2 del mundo se disputaron una final épica, magistral, de las que hacen afición y se recordará durante años.  Nole gana el Open de Australia  de 2012 y permite seguir su racha vencedora que le llevó en volandas durante todo el pasado año. Sin embargo, yo creo que algo ha cambiado.

Ha sido la séptima derrota consecutiva de Rafa Nadal ante Djokovic  en finales.  Si no se hubiera visto el partido la tentación es sencilla… todo sigue igual. Nole sigue siendo invencible.  Pero yo creo que no es así. Sin restar ni un ápice de mérito al serbio, que jugó una gran final y volvió a demostrar el poderío de sus golpes ganadores y la agilidad de sus piernas para devolver prácticamente todo. Pero Nadal está más cerca que “nunca”. Y pongo ese nunca entre comillas, porque no debemos olvidar que solo hace poco más de un año el balance de victorias para Rafa ante Nole era aplastante y abrumador.  Todo cambió con la transformación de Djokovic  de 2011 que creó un auténtico fenómeno imparable.

Rafa está muy cerca. La final de Melbourne se decidió en cuatro o cinco puntos.  En dos fallos de Nadal y un par de grandes puntos ganadores de Nole. No fue una de las victorias apabullantes de la temporada pasada, donde Nadal estaba francamente lejos de ganar al serbio. No sabía cómo jugarle, cómo devolver sus golpes dentro de la pista… no tenía un plan para vencer. Yo creo que ahora sí lo tiene. En Australia no salió bien, pero la distancia se ha acortado al mínimo. De hecho,  el español tuvo la victoria en su raqueta, aunque supo aprovechar la oportunidad.

El número 1 y 2 del mundo este 2012 están prácticamente al mismo nivel. Y eso es una mala noticia para Djokovic (al que a pesar de todo no se le vio con la chispa de la pasada temporada)  y una buena para Nadal… y para el espectáculo. Porque si los aficionados a este deporte llegamos casi al éxtasis viendo esta primera final, lo que puede esperarnos durante toda la temporada puede ser alto voltaje tenístico.  Sólo un último apunte. Se ha publicado que esta final de Australia  ha sido bautizada por algunos como la mejor de un grand slam. Bueno, yo discrepo. Fue una final excepcional, que hace historia, pero yo me sigo quedando con la final Federer – Nadal de 2008 en Wimbledon como la mejor de todos los tiempos. Pero es solo una opinión personal.

Artículo para la web DriveTennis 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s