El verdadero debate: qué servicios queremos y podemos mantener en el mundo rural

Ya no hay dinero para todo. Es la cruda realidad que nos toca asumir y sobre la que debemos reflexionar. Y como en una familia o en cualquier economía doméstica, las administraciones deben comenzar a hacer números y a reflexionar sobre lo que se puede y no se puede pagar. No hay dinero para todo y encima ahora tampoco se permite un alto endeudamiento, así que la única solución es gastar mucho menos. Como haríamos cualquiera la primera estrategia ha sido eliminar lo que se pueden considerar gastos “prescindibles”. Campañas de publicidad institucional, gastos de representación, coches oficiales, cargos de confianza, grandes eventos, … Recortes con más carga simbólica que efecto real sobre las cuentas públicas, pero sin duda necesarios.

Sin embargo, el problema está en la reflexión a fondo, en el meollo de la cuestión. En las siguientes decisiones que hay que tomar. Por eso, la segunda fase ha sido (…)

Lee el artículo completo en ‘El momento crítico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s